martes, 9 de noviembre de 2010

Familia del "Mono Jojoy" reclama el cuerpo para sepultarlo en Cundinamarca, Colombia


9 de noviembre de 2010.-Familiares de Victor Julio Suarez Rojas, “JORGE BRICEÑO" o "Mono Jojoy" en carta al Fiscal General Guillermo Mendoza Diago piden la entrega del cadaver para sepultarlo en el Cementerio del municipio de Cabrera (Cundinamarca). la entrega del cuerpo ya está autorizada por el Comité Internacional de la Cruz Roja. A continuación el documento de los familiares:

Bogotá D.C. noviembre ocho (8) de 2010

SEÑOR DOCTOR

GUILLERMO MENDOZA DIAGO

FISCAL GENERAL DE LA NACION

E.S.D.

REF: SOLICITUD DE RECLAMACION DEL CUERPO

DE VICTOR JULIO SUAREZ ROJAS

ANIBAL PERALTA ROJAS, identificado con C.C. Nº 11.370.283 de Fusagasugá y LUCERO SUAREZ HIPUS, identificada con C.C. Nº 52.347.841 de Bogotá, con domicilio y residencia en Cabrera (Cundinamarca), en nuestra condición de hermano y sobrina de VICTOR JULIO SUAREZ ROJAS, quien en las FARC, se identificaba como “JORGE BRICEÑO”, comparecemos ante su Despacho, para expresarle que es el amor propio, es nuestra voluntad y la voluntad de la familia que los funerales de VICTOR JULIO, se cumplan en el municipio de Cabrera (Cundinamarca).

Señor Fiscal, le reiteramos que no estamos reclamando al comandante de las FARC, tampoco al Líder de la organización rebelde, pedimos que nos entreguen el cuerpo sin vida de VICTOR JULIO SUAREZ ROJAS, nuestro hermano, nuestro tío, nuestro familiar. También hemos sido ilustrados tanto por el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Defensoría del Pueblo, el Personero de Cabrera y nuestros Abogados Apoderados, que en Colombia, no existe ninguna norma Constitucional o Legal que obligue a los familiares de un Difunto a entregárselo al Gobierno para que disponga de él, como tampoco a obligar a sus deudos a inhumarlo en el lugar que determine un funcionario del Estado colombiano contra la voluntad de sus parientes, en cambio si tenemos conocimiento que cuando la muerte ha acontecido en forma violenta, lo que no se puede hacer por disposición legal es la cremación del cadáver, pero no limitarle a su familia el lugar del territorio nacional para sepultar los despojos mortales.

Señor Fiscal, las razones expuestas son elementos suficientes para solicitarle, ordene a la señora Fiscal Novena Delegada de la Unidad Nacional contra el Terrorismo, nos haga entrega en forma inmediata del cuerpo de VICTOR JULIO SUAREZ ROJAS, estando ya autorizada para tal propósito el Comité Internacional de la Cruz Roja, quien lo trasladará al municipio de Cabrera (Cundinamarca) para darle cristiana sepultura.

No existe ninguna justificación en la mora para la entrega del cuerpo de VICTOR JULIO, como tampoco existe norma alguna que así lo impida, en cambio sí, la Constitución Política de Colombia, obliga que la administración de justicia es función pública, que todos los ciudadanos Colombianos tenemos derecho a la administración de justicia y que los Jueces de la República, en sus providencias solo están sometidos al imperio de la Ley, en este caso la Fiscalía General de la Nación.

Como era obligación de la familia, ANIBAL PERALTA ROJAS, demostró mediante exámenes de ADN, el vinculo consanguíneo con VICTOR JULIO SUAREZ ROJAS.

Señor Fiscal, NO ACEPTAMOS Y RECHAZAMOS, la exhumación estatal, tampoco aceptamos que el cuerpo de VICTOR JULIO SUAREZ ROJAS, sea enterrado en la ciudad de Bogotá.

Como ciudadanos Colombianos con derechos, rechazamos cualquier abuso de autoridad que se anteponga a nuestra voluntad, al derecho de guardar un luto, al derecho de una digna sepultura para nuestro deudo VICTOR JULIO SUAREZ ROJAS.

Señor Fiscal, con todo respeto

No hay comentarios:

“Ningún pueblo de América Latina es débil, porque forma parte de una familia de doscientos millones de hermanos que padecen las mismas miserias, albergan los mismos sentimientos, tienen el mismo enemigo, sueñan todos un mismo mejor destino y cuentan con la solidaridad de todos los hombres y mujeres honrados del mundo entero.” (Segunda declaración de la Habana)


Archivo del blog

NACE LA ESPERANZA, VIENE EL CAMBIO